Shinigamis, el Rey Enma y la Diosa Izanami

Publicado en por Kenji






Hace tiempo que quería escribir algo relacionado con la muerte en Japón, así que me por fin me he decidido a ello. Mi primera intención era hablar sobre los famosos shinigamis que tanto éxito tienen en la actualidad sobre todo a raíz de mangas y animeS como Death Note, Bleach, Soul Eater o la ya más antigua Yu Yu Hakusho, pero a medida que me sumergía en este extenso mundo me di cuenta de que los shinigamis apenas tienen presencia en la antigua tradición nipona y que es algo más propio de la literatura y la ficción que de algo puramente cultural.

Los shinigamis son la personificación del Ángel de la Muerte, una especie de angel redentor que decide quien muere y quien no y a donde deben de ir las almas de los muertos. Esto tiene sentido ya que el concepto de Ángel de la Muerte fue importado de Europa a Japón y transformado en forma de “kamis” o dioses que a partir de entonces pasaron a llamarse Shinigamis. A pesarde que personifican a la misma muerte, su función también es la velar por el alma de los mortales en el momento de su muerte. Pero entonces, ¿los shinigamis son buenos o malos? Eso es algo que no se puede saber con exactitud, ya que a persar de velar por los humanos también se alimentan de sus almas, y son capaces de realizar actos realmente cruentos y malignos. Según algunos relatos estas deidades ayudan a en ocasiones a los humanos a cumplir ciertos cometidos pero después estos personajes deben cobrar su peajes y en la mayoría de los casos el pago es la muerte (algo parecido ocurre en el mang Death Note). En ocasiones se dice que estos ángeles de la muerte, incluso controlan la puerte de los dos Mundos, este plano o dimensión se le llama Etheros.

A pesar de la enorme popularidad que gozan los shinigamis, quería saber si realmente es del todo cierto que estos seres tienen la llave del cielo y el infierno y me acordé de un personaje entrañable que aparece en dos de las series shonen más exitosas  de los ochenta y noventa como son Dragon Ball y Yu Yu Hakusho. El personaje en custión es el Gran Yama o Enma, un ser parecido a un Oni u ogro que curiosamente también decide que almas van al cielo o infierno pero que nunca, bajo ningún concepto tiene contacto con los humanos. El Yama se originó con el hinduismo,  más tarde se convirtió en Yanluo en China, y Enma en el Japón. Enma dicta las normas del inframundo, que lo hace similar al Hades, y cuando alguien muere decide de alguien va al cielo o al infierno. Hay un dicho muy  común en Japón en el que  los padres utilizan a Enma para repreder a los niños:  “Si no te portas bien, Enma te cortará la lengua en la otra vida si se encuentra”. Pero no conforme con eso quería saber más y quise saber que ocurre en el sintoísmo con la figura de la muerte. En ese momento me encontré con algo de lo que nunca había oído hablar. Se trata de Izanami una diosa primordial y mujer del dios Izanagi. Junto con él creó el mundo. Se cuenta que estos dos dioses tuvieron dos hijos que nacieron deformes y que no fueron considerados dioses. Pusieron a los niños en un bote en dirección al mar e hicieron una petición a los otros dioses para saber que habían hecho mal. Ellos contestaron que la deidad masculina es la que debe dar las gracias en primer lugar durante el matrimonio. Así Izanagi e Izanami se casaron otra vez pero, esta vez Izanagi hablaría primero y se consumaría de manera correcta. De su unión nació las ōyashima, las "ocho grandes islas" de Japón:

  • -Isla Awaji
  • -Iyo
  • -Ogi
  • -Tsukusi Iki
  • -Tsusima
  • -Sado
  • -Yamato

Izanami murió cuando engendró a Kagutsuchi (encarnación de fuego). Fue enterrada en el Monte Hiba, en la frontera de las antiguas provincias de Izumo y Hoki. De la furia que tuvo Izanagi con la muerte de su esposa, mató al recién nacido y de éste se crearon docenas de dioses. Izanagi decide hacer un viaje a Yomi ("la tierra oscura de la muerte"). Rápidamente encontró a Izanami, y le pidió que regresara con él, pero ella le dijo que era demasiado tarde ya que había comido el alimento del inframundo y que ahora estaría en la tierra de los muertos, así no podría volver a la vida

Movido por la curiosidad, Izanagi encendió una mecha para ver mejor a su esposa, quebrando de este modo una de las reglas de la tierra de los muertos, y provocando la ira de Izanami que mandó a las fuerzas del inframundo tras su marido. Éste, al salir de Yomi, cerró la entrada con una piedra y rompió el matrimonio con Izanami. Queda así claro que Izanami cintrola el inframudo y se cierra el círculo.

Como veis no siempre la primera opción es la única válida y que Jpaón tiene infinidad de figuras y dioses para encarnar algo a lo que todos tememos y algún nos tendremos que enfrentar: la muerte. Solo espero que ese día por lo menos el Gran Yama me deje intentar hacer el “Camino de la Serpiente” para poder entrenar con el Dios Kaito.

 

 

 


Etiquetado en Cultura Japonesa

Comentar este post

Leire 10/27/2009 17:14


Otra vez gracias por escribir sobre estas cosas tan interesantes.


Sora 10/27/2009 16:30


Como siempre bsucando cosas diferentes y sin duda hoy has escrito algo interesantisimo y que pone de manifiesto que hay más representaciones de la muerte además de los famosos Shinigamis.


Sakmo 10/27/2009 10:24


Había datos que conocia sobre todo de los shinigamis, pero del resto solo sabia que el gran yama aparecia en Dragon Ball pero no qu era un personaje de la tradicion japonesa y ya de la diosa
Izanami, ni idea.


Mapache 10/27/2009 09:50


Muy interesante el articulo sobre todo saber que la figura del shinigami no es del tan extendida en la tradición japonesa. El Gran Yama de Dragon Ball era la leche!!!