Kino no tabi

Publicado en por Kenji

 

 

Konachan.com-660-kino_no_tabi.jpg

 

 

En los últimos meses me cuesta decidir que anime ver o manga leer. Hace poco hablando con unos amigos me acordé de un anime llamado Kino no Tabi, del cual había visto el primer capítulo hace ya bastante tiempo y del que guardaba un buen recuerdo por ser tan distinto a todo lo que había visto hasta ese momento. Así que me puse a ver la serie para comprobar que mi primera impresión era cierta y que los posteriores capítulos serían como aquel primer impacto. Kino no tabi ha superado con creces mis expectativas y me ha transportado a un mundo imaginario. Un mundo creado y diseñado a medida para un/a (su sexo es algo que tendréis que descubrir viendo el anime) protagonista que en cada capítulo se plantea nuevas preguntas sobre la vida y la condición humana.

A través de un épico viaje en el que Kino se embarca con su moto, nos daremos cuenta de que todas y cada una de las preguntas que el personaje principal se plantea no son más que las grandes cuestiones que preocupan a la humanidad. Como individuo Kino da sus subjetivas respuestas y respondiéndolas a su manera, pero siempre dejando la sensación de que aquello que nos cuenta, puede ser erróneo. Estamos ante un anime que a diferencia del resto, las contradicciones son las armas con las que el protagonista no hace reflexionar.  Los tabúes generacionales y aquello que es tan normal para los habitantes de una determinada ciudad o país se plantean constantemente. Este es un recurso muy utilizado en el anime ya que vemos como el hecho de que cuando un viajero que llega como visitante a un sitio, los lugareños le conceden el poder de opinar, algo que ellos mismos se prohíben sin darse cuenta. De repente alguien que no pertenece a este lugar les hace preguntas acerca de lo que hacen, y poco a poco va explorando la forma de entender el por qué de las respuestas que le han dado.

A medida que pasan los minutos el espectador puede ver las consecuencias que provoca la serie sobre él. Eso me ha ocurrido a mí. Me he visto reflexionando y haciendo una lectura lo más coherente que he podido sobre lo que a mi modo de ver estaba observando. Al final la historia que nos cuentan Kino y Hermes (la moto que habla) a través de sus reflexiones en voz alta, es que nacemos predestinados a hacer algo en el mundo, cualquier cosa, da igual la que sea o la que elijamos. Una vez que se acabe tiempo que vivimos y cuando dentro de muchos siglos la humanidad ya no exista todo lo que hemos significado y hemos sido no habrá servido para nada. Es entonces cuando hice la segunda reflexión: ¿qué diferencia hay  entonces entre un maestro y un humilde agricultor?  Pues probablemente ninguna. Así que entonces  lo que deberíamos hacer es aprovechar  el tiempo que se nos ha concedido para  afrontar los miedos y para vivir plenamente. Ocupar el tiempo en intentar  hacer y llevar a cabo cosas imposibles para llenar el corazón de los demás, en crear arte para que los demás sientan durante el mayor tiempo posible, en hacer creer al mundo que son capaces de SER.

Hay animes que sencillamente merecen ser conocidos, por todo aquello que podemos aprender de ellos. Por qué al fin al cabo Kino no tabi no es más que una historia de un adolescente que lo único que quiere es aprender. Aprender de los errores propios y ajenos, aprender de lo que la naturaleza nos dice.

Kino no Tabi, para mí, es El Principito del anime, las referencias culturales e históricas que tiene hacen que, a pesar de ser un mundo ficticio, sea muy fácil identificar los problemas actuales a los que se que enfrenta nuestro mundo. Creo que esta es una obra que cada vez que se ve, se interpretará de distinta forma (por eso mi alusión al Principito).  Si la veis, no os arrepentiréis, os lo aseguro.

 

 

Imágenes del anime

 

 

Kino_no_Tabi.jpg

 

konachan_kino_no_tabi_2.jpg

 

Kino_yawning_by_wredwrat.jpg

 


Etiquetado en Anime Experimental

Comentar este post