Humunculus: el yo verdadero

Publicado en por Kenji



http://darkgantzer.files.wordpress.com/2009/06/homunculus1.jpg


Los humanos siempre hemos tenido un grave problema con nuestra propia identidad, por el que dirán, o qué pensarán de nosotros por ser de una manera determinada, vestir de una forma distinta al resto de las personas que forman nuestro circulo social. Es más curioso aun que muchas veces ocultemos “nuestro verdadero yo”. Nuestra forma de ser y actuar la olvidamos para ser parte de una sociedad que damos por sentado que no nos va a aceptar tal y como somos y nos comportamos. Cuando comencé a leer el manga del que voy a hablar hoy, pensé que sería uno de esas historias con un gran dibujo pero con poco trasfondo. Sin embargo a las tres primeras páginas ya me empecé a mover en el asiento y fijar mis ojos en unos diálogos poco corrientes hoy en día, ya no solo  en el manga, sino también en el comic en general. Lo cierto es que a medida que iba leyendo, me empecé a dar cuenta lo poco honestos que somos con nosotros mismos. Humunculus nos muestra la cara oculta del ser humano. Una cara que a pesar de estar en la penumbra no llega a ser negra. Los miedos y las desesperanzas de los protagonistas salen a relucir poco a poco sin ellos saberlo, a pesar de que lo desean con todas fuerzas.

La historia comienza con un joven sin techo trajeado que camina por un parque plagado de indingentes que han perdido su trabajo y su familia. Mientras nuestro protagonista intenta escapar de su propia realidad, un misterioso estudiante de medicina le propone ganar dinero con una extraña propuesta: dinero a cambio de hacerle una trepanación.

Homunculus_01-202.jpg

¿Qué es una trepanación? La operación consiste en hacer un pequeño agujero en el cráneo pero sin llegar a tocar el cerebro. ¿Pero para qué? ¿Cuál es el motivo de esta operación? Muy sencillo: la trepanación según el estudiante hace que el paciente habrá un sexto sentido que está dormido en el cerebro, un sexto sentido que hará que pueda ver cosas que el resto de los mortales no pueden ver, oir o sentir. Puede que aparezca la clarividencia o que simplemente adquiera el poder de la telepatía.  Pero no, en vez de eso nuestro protagonista ve alteraciones en las personas que le rodean cerrando el ojo izquierdo. Esas alteraciones son de carácter físico y aquí es donde más interesante se vuelva la historia. Todas aquellas personas a las que ve con defectos tienen problemas de identidad, y los defectos que ve el paciente están relacionados con las carencias de los viandantes. Llega a ser tan paranoico y bizarro que por un momento la historia parece que terminará con un final común y previsible. Sin embargo, lo que parecía tan obvio, no lo es tanto y estas extrañas visiones, llamadas Homunculus, deben ser ayudadas a superar los miedos para volver a ser aquello que no desean ser peor que deben ser: uno mismo.

 

A medida que pasa el tiempo, comprobaremos como el yo real de los dos protagonistas está interconectado con el yo de algunos de los Humunculus, y llegan a la coclusión de que quienes deben ser ayudados a ser su yo real son precisamente ellos. Ellos tambien son Humunculus.He de reconocer que nunca hasta ahora había oído hablar de este manga, ni tampoco de su autor, Hideo Yamamoto. Un dibujo extraordinario lleno de detalles, aunque he de reconocer que no me ha gustado demasiado ciertos aspectos de algunas escenas en las que intenta poner texturas en la ropa, o en la arena, el agua… da la impresión de que han querido darle un toque 3D a un manga que sinceramente no lo necesitaba y afea por momentos determinadas escenas. Es posible que al ser un dibujo en blanco y negro este efecto 3D quede poco agradable a vista, algo que hubiese cambiado bastante si fuera a color o en un anime, ya que tendría por lo menos algo más de sentido utilizar esta técnica. A pesar de este pequeño fallo, estamos ante un mangaka virtuoso que sabe cómo mantener la tensión a través de dibujo y la las expresiones de los personajes. Sus caras nunca están relajadas, no hay atisbo de tranquilidad ni siquiera por un momento, ni tan siquiera cuando se ríen, y eso le da a la historia algo inquietante y realmente desasosiega pensar que estas personas tienen algo que ocultar y que necesitan darlo a conocer o acabarán siendo unos pobres desgraciados el resto de sus vidas. La caída de los ojos, y los rasgos tan  marcados nos dan una idea de que el autor sigue un estilo cercano a Inoue Takehiko (Vagabond), Urasawa (Monster) o Masakazu Katsura (Zetman). Un estilo duro y fuerte por momentos, que llega a ser incluso violento para los ojos, al igual que nos mostraba el mangaka Masakazu Katsura en su obra Zetman. Desde luego, ni por la trama e historia ni por los diálogos,(que son realmente soberbios y dota de un sarcasmo e ingenuidad a los personajes que me ha dejado pasmado), es apta para menores de edad.

En definitiva, un seinen que tiene las características de thriller psicológico, con unos personajes que en realidad buscan saber quiénes son realmente. Lo triste de todo esto es quizás el método tan poco corriente que utilizan para averiguar su tan ansiado yo real. Leedlo y disfrutadlo, merece la pena.

 

http://1.bp.blogspot.com/_BQ5sOk8d6fo/Rq3Q2EN5G2I/AAAAAAAAAqc/1R7Tq0LD73I/s1600/Homunculus-v06p134-135-.gif

 

http://1.bp.blogspot.com/_pGpc-7umEf4/SH0CxbJ4wAI/AAAAAAAAAeI/_Owm2T5xloI/s400/Homunculus+v06p000.jpg

 

 


Etiquetado en Manga

Comentar este post

Sora 02/12/2010 12:28


Fascinante!!!me recuerda un poco a al manga de Kurasagi de Minetaro Mochizuki, pero un poco más bestia y sin tanto humor.


Tenma 02/12/2010 11:05


Que buena pinta tiene, y los dibujos de este mangaka parece muy buenos, probaré a leerlo.


Haruhi 02/12/2010 09:12


Muy buenas!!!de vuelta por el blog!!!que de tiempo...Este manga lo he leido hace poco y menuda faena, resulta que la editorial que lo licención aquí en España ha cancelado el manga cuando le
faltaban dos tomos para terminar. Si es que de verdad... es para...
Por otra parte me encantó la historia. Bastante bizarrilla ehhh, todo hay que decirlo. Y bastante dura. Los protas son duros de mollera, asi que deciden taladrarse un poco el craneo a ver si asi se
ponen a tono con sigo mismos. Por momentos divertida pero sobre todo es muy adictiva a pesar de los diálogos tan densos que tienen en muchas de las partes la la historia.