El extraño caso de Frédéric Boilet y la "Nouvelle Manga"

Publicado en por Kenji




Hace algunos meses escribía en este blog una entrada en la que hablaba de un nuevo movimiento llamado Nouvelle Manga y que llegaba de la mano de Frederic Boilet, un autor francés afincado en Japón (más información en el artículo publicado en este mismo mismo blog).

En ese momento mi conocimiento acerca de la Nouvelle Manga era escaso, por no decir nulo. Con el tiempo me he dedicado a investigar sobre esta nueva corriente, leer algunas obras, las pocas obras que he podido encontrar y hacerme una idea de lo que significa y es el concepto que predica el afamado dibujante francés.

Por lo que he podido leer tanto en el famoso Manifiesto Nouvelle Manga escrito por Boilet, como en numerosas entrevistas que le han realizado y declaraciones que ha hecho, da la impresión de que sus opiniones, pensamientos y declaraciones son bastante contradictorias. El concepto de este “nuevo manga” parece complejo porque así lo ha querido Boilet, pero la verdad es que bajo esa complejidad se esconde algo muy sencillo de entender.

El francés dice estar muy influenciado por ciertos autores japoneses como son Kiriko Nananan o Jiro Taniguchi, que según el hacen un manga adulto no leído por los jóvenes aficionados al manga. Dice también que ciertos autores tratan de manera diferente la realidad y que tocan palos tan diversos como el costumbrismo, o las relaciones personales e íntimas desde un punto de vista diferente  que no interesa a la gran masa consumidora japonesa y occidental. Su intención al crear el movimiento es fusionar todo lo bueno de la Banda diseñada franco-belga con elementos llegados del manga japonés.

En palabras de Boilet “el costumbrismo que emana de las historias y el nombre que recibe el movimiento recuerdan, y no vagamente, a la Nouvelle Vague francesa”. El Manifiesto habla de cómo “La Nouvelle Manga” nace con la intención y con la vocación de romper géneros basándose en la universalidad, no sólo temática, sino también geográfica, inspirándose en aquello que nos une a todos. Sin embargo si realmente quieren romper géneros, ¿por que se acuñan así mismos como un género único y muy diferenciado de lo que es el manga japonés que la mayoría de los lectores están acostumbrados a leer? La respuesta es contradictoria y Boilet dice: “La Nouvelle Manga no es un género, es un movimiento, una iniciativa y es que el lector debe entender que ni el cómic, ni el manga, ni la Bande Dessinée son géneros”.  Algo no me encaja en todo esto, y más sabiendo las enormes diferencias que existe entre el comic americano, el europeo (ya sea Banda Diseñada franco-belga, o el comic español…) y el manga japonés. No solo el tipo de dibujo, sino las historias y argumentos que en ellos se encuentran. Quizás el manga tiene unas características especiales que se traducen en una estructura muy cinematográfica, en la que a priori da la sensación de falta de movimiento pero que en realidad es muy ágil y plástica. Lo mismo se pude decir de las historias que en ellas se cuentan ya que es justo en ese punto en donde entran los distintos géneros manga: shonen, shojo, seinen, josei…

Calificar como género manga La Nouvelle Manga es algo que no tiene mucho sentido, ya que ni es un puramente japonés ni es puramente francés. Y el manga para ser manga necesita y es necesario que sea japonés. Eso significa que la manera de dibujar, si se puede acercar ligeramente al manga, pero de ninguna de las formas se acerca ni en argumentos, ni en historia al manga. La cosa cambiaría si la estructura  que tiene fuera igual a la del manga, pero tampoco eso conserva. El gran problema de La Nouvelle Manga es que han creado unas teorías en las que da la impresión de que ellos han inventado los conceptos de costumbrismo y cotidianeidad en el manga y no solo eso,  sino que los integrantes de esta nueva forma de hacer manga  se apresuran a decir con la boca llena que Kiririko Nananan, Jiro Taniguchi, Hideji Oda y tantos otros son autores que hacen Nouvelle Manga ya que su forma de dibujar y presentar sus historias se asemejan al movimiento francés. Ni que decir tiene que ninguno de estos autores reconocidos a nivel mundial, con una extensa obra a sus espaldas llevan haciendo un determinado tipo de manga desde sus inicios, mucho antes de que Boilet y compañía empezaran a dibujar. En todo caso debería ser la industria del manga, sus autores y lectores los que decidieran si La Nouvelle Manga es un género diferente dentro del manga. Pero,  ¿ cómo va a ser posible hacer esto,  si dentro del Movimiento nos encontramos con comics de diferentes géneros ? Queda claro por tanto que La Nouvelle Manga no es un género dentro del manga sino un movimiento que a mi parecer es elitista  y se me antoja pensar que hay un afán por:  "vamos a enseñarle a los japoneses a hacer manga que valga la pena y cuente algo".

La culpa de todo esto no solo la tiene Boilet y los simpatizantes del Movimiento, sino la crítica literaria (y digo literaria y no comiquera) que ha calificado La Nouvelle Manga como un soplo de aire fresco dentro del manga, repleto de historias absurdas para adolescentes, viñetas llenas de violencia y pornografía.  Esto evidentemente tiene una lectura: cuando alguien hace una afirmación de estas magnitudes,  queda de manifiesto el profundo desconocimiento que se tiene en Europa y occidente sobre el manga, sus obras, sus historias y sus autores, y el poco interés que tiene dichos críticos en investigar, leer y valores debidamente el manga japonés.  

La obras de Boilet nos acercan a dibujos a partir de fotografía, algo que sinceramente no  es algo novedoso dentro del manga ya que autores japoneses como Koji Yamamura mucho antes experimentaron con diferentes formas de creación como combinar  figuras tridimensionales con la fotografía, cera y si esto fuera poco mezclar  técnicas y tendencias como el puntillismo y minimalismo.

Por otra parte la también francesa Aurélia Aurita es calificada como una gran dibujante que nos muestra una enorme sensualidad y calidez en sus historias. De esta autora he podido leer diferentes obras suyas y lo cierto es que bajo mi punto de vista no aporta nada. Personalmente no me da ninguna sensación de sensualidad, ya que los argumentos se basan en parejas manteniendo relaciones sexuales, aunque eso sí,  alguna de las páginas se dedican a escenas en las cuales los dos únicos personajes que aparecen en la obra dedican un escaso tiempo para comer y reponer fuerzas para continuar con su vital actividad. Todo esto transcurre durante las 140 páginas que constituyen una de sus obras más exitosas que ha publicado: “Fresa y chocolate”. Fresa y Chocolate es un comic trampa y me ha quedado la sensación de que durante todo la obra se intenta justificar el hecho de hacer un determinado tipo de comic que mezcla lo japonés con lo francés  y que queda patente en una frase poco agraciada y fuera totalmente de contexto: "eres como una japonesa porque hueles bien y como una francesa porque te dejas dar por el culo". Cuando alguien intenta justificar lo que hace, es que no está muy seguro de creer realmente en lo que hace y de estar de acuerdo con las premisas y conceptos de aquello de lo que es partícipe, en este caso La Nouvelle Manga.

Creo que La Nouvelle Manga una vez más cae en el error de pensar que con  solo el dibujo se gana a los lectores, y Japón y los aficionados al manga en general si por algo leen manga es por esa gran conexión que existe en el dibujo y una gran historia, cosa que no ocurre en las obras de estos autores franceses que aparecen deslavazadas, y muchas veces da la impresión de estar inacabadas o que falta algo en medio de la historia.

Como podéis observar La Nouvelle Manga no es santo de mi devoción. Bajo esa supuesta innovación que cambiará el concepto del manga japonés comprobamos que en la mayoría de los casos todas esa ideas que Boilet va desengranado poco a poco en el Manifiesto, ya existían en el manga, mucho tiempo antes de que él las escribiera. Los autores que a pesar de que el autor francés no se cansa de decir que son poco conocidos en Europa y Francia y hacen Nouvelle Manga, son leídos por millones de japoneses, unos llegan a Europa como Taniguchi o Nananan y otros como Koji Yamamura ni siquiera son conocidos (no considero que estos autores tengan características de la Banda Diseñada francesa), a pesar de ser miembro de la junta directiva de la Asociación de Animación Japón (JAA), miembro del Consejo Japonés de animación y miembro de la  Asociación Internacional de Cine de Animación (ASIFA), y de la Universidad de Tokio, innova de verdad dentro del manga pero conservando la identidad que caracteriza este tipo de comics. Podría decir muchos nombres de autores y obras que hacen el mismo tipo de trabajos.

Sea como sea Japón tiene la suerte de contar con verdaderos artistas manga, tanto  a la  hora de dibujar como la hora de guionizar y trazar unas historias magníficas llenas de matices, de preguntas y respuestas. No nos dejemos engañar por aquellos que intentan hacernos creer que el manga actual carece de autores sensibles que cuentan historias diferentes y que hacen que el panorama del manga evolucione. La evolución no está en historias insulsas y un dibujo bonito.

 


Etiquetado en Manga

Comentar este post

Kenji 11/23/2009 19:15


Adolfo, como bien dices el manifiesto de Boilet es un claro ejemplo de egolatría, pero también creo que es hay un afán de querer ser comercial sin ser comercial. Me explico, no dudo de la calidad
de los comics europeos, de hecho me gustan bastante y creo que es bueno leer algo que no sea manga para poder tener referencias y saber de lo que uno habla. El problema es que señores como Boilet
pecan de ser intentar imponer su estilo al resto pero "rompiendo las barreras de los estilo". O lo uno, o lo otro. No seamos hipócritas, no hagamos una obra de 40 páginas cada 4 años que cuesta 25
Euros y aun enciuma decir que somo la repera y que nuestras historias son las de mejor calidad. Demasiado elitismo por parte de determinados autores europeos. Y digi determinidados, no todos, no se
me vaya a malinterpretar. Por otro lado tienes razón,  en Japón si conocen a Moebiues y a Bilal. Muchos de los animes experimentales tienen un cierto regusto a Moebius, pero lo admiten, y eso
es bueno. Por otra parte creo Moebius a pesar de ser un gran dibujante está un poco pasado de rosca para hacer las declaraciones que ha hecho sobre que si el manga es una plaga que hay que
exterminar y demás. La realidad es que en el mundo del comic nadie regala nada y si no quieres formar parte del sistema competitivo y editorial, depues no te quejes de que, ni tus comics ni los
comics europeoas lleguen a tanta gente como deberían.


Adolfo Rodríguez 11/23/2009 18:09


Lo que hace Bóilet en su manifiesto me parece ante todo un ejercicio de egolatría, desprecia tanto a lo
que el entiende por manga para adolescentes como al europeo fantástico como obras dirigidas a guetos y presenta su nouvelle manga como la solución para el mundo del cómic al ser según él capaz de
llegar al público mayoritario. Mi impresión es que su criterio para decidir si alguien hace nouvelle manga es que le guste a él su obra, nada más. 
Por cierto, echo de menos alguna referencia a las críticas que hace a dos grandes como son Bilal y Moebius, que hace falta tener la cara dura como el cemento para soltar que en Japón los conoces
cuatro gatos porque oscuros intereses económicos. Cuando el señor Bóilet no les llega ni a la suela de los zapatos.


Kanna 11/12/2009 18:54


Ya me parecía a mí que se me pasaba algo...
El anime experimental no tiene que ver con el término "nouvelle manga".
Simplemente es otro modo de hacer manga y anime en Japón innovando en argumento, estética...
En todo caso Bóilet intenta acuñar determinadas obras "experimentales" como nouvelle-manga si serle éstas.




Kanna 11/12/2009 18:19


Vaya controversia se ha dado en el blog. Es muy enriquecedor que publiques entradas así en tu blog, porque las diferentes opiniones nos enriquecen a todos (siempre desde el respeto, por
supuesto).
Acabo de leer el manifiesto, recomendable antes de opinar, porque no estaba del todo puesta en el tema.
Estoy de acuerdo en algunas de las cosas que comentas anteriormente, Kenji, pero tengo que reconocer que tambien entiendo las postura de Bòilet.
Me explico, creo que el manga en sí es un universo muy amplio donde tienen cabida una infinidad de géneros.
En cuanto al manifiesto creo que lo que quiere hacer Bóilet es hacer un sello editorial al que denomina nouvelle manga en la que tengan cabida tanto bande desinée francesa de autor como manga de
autor japonés, para que al país galo lleguen obras japonesas casi desconocidas en occidente (que no se suelen publicar por no ser "comerciales") y para que el país nipón conozca obras francesas no
sólo estéticas visualmente.
Dentro de esto el propio dibujante francés hace un elogio al manga japonés diciendo estar muy influenciado por éste. (si vamos clickeando en los puntos del manifiesto se abreb unas ventanas con
unos pies de página con aclaraciones).
A mi parecer el error es etiquetar obras ya existentes desde hace años , tanto francesas como japonesas, como nouvelle manga; pero no me parecen malas las intenciones que se reflejan en el
manifiesto.
Si tengo que poner otro pero es que Bòilet escribe demasiado sobre sí mismo en este manifiesto dando una imagen un poco ególatra, pero bueno, igual me equivoco.


BambaNegra 11/12/2009 13:55


Kenji, yo estoy totalmente de acuerdo contigo!!!sabes de lo que hablas, eso está claro.