Del cuadro flotante a la viñeta japonesa

Publicado en por Kenji

 

emaki

 

 

El manga y el anime en Galicia está de fiesta, aunque la gran mayoría de los aficionados gallegos no sepan porque.  La razón por la cual estoy escribiendo esto es sencilla: en Galicia contamos con una persona que ha realizado una labor de investigación como creo que no se había hecho antes en nuestra comunidad autónoma. Una investigación sobre el manga y el anime que hoy es una realidad en forma de libro: “Del cuadro flotante a la viñeta japonesa”


“Del cuadro flotante a la viñeta japonesa” es un libro escrito por José Andrés Santiago, Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Vigo y profesor en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra.


Tengo el placer de conocer personalmente a José Andrés Santiago, compañero y amigo desde que nos conocimos hace algunos meses a raíz de la mesa redonda sobre el “El manga y sus influencias” que este blog organizó en el Fórum Metropolitano de A Coruña y en la cual participó junto a Emma Ríos, Mariña Eiroa y el que escribe.


Desde el momento en el que se comienza a hablar con el uno tiene la sensación de que puede pasar horas escuchando y aprendiendo de sus palabras. No miento si digo que en nuestro primer encuentro perdí la noción del tiempo  mientras conversábamos sobre manga y anime. Cuando abrí su libro por primera vez y comencé a leer, después de unos capítulos tuve la misma sensación que antes describía. La sensación de que por fin alguien era capaz de mostrarnos y descubrirnos ciertos temas sin caer el tópico, sin caer en los temas de siempre, contados de la misma forma cansina y sobreexplotada que nos muestran muchos libros y estudios recientes que tratan el manga y el anime como expresión artística y cultural.


Siempre he dicho que José Andrés es un estudioso del manga, con todo lo que esto implica. En su libro consigue que su discurso académico se mezcle con un lenguaje más sencillo y esa combinación hace de este trabajo un documento muy atractivo para todo tipo de públicos, sean estos aficionados o no, pero que están interesados en saber y conocer la historia del manga, sus características, su influencia tanto en Japón como en Occidente o la repercusión a nivel económico que supone el manga en el país que lo vio nacer.


Es un repaso detallado sin caer en tópicos que quizás ya están muy enraizados en el imaginario colectivo del no aficionado pero también del propio fan del comic  nipón.


Me han gustado especialmente los capítulo iniciales en los cuales disecciona lo comienzos del arte ilustrado japonés desde el S. VII como el emaki, pasando por los rollos giga del sacerdote Toba Sojo, en los que podemos encontrar representaciones de deidades y demonios oni que pertenecen a la mitología tradicional japonesa. Un repaso detallado que va más allá de la historia artística de Japón y que nos pone en sintonía con los cambios políticos a través de las diferentes eras y períodos por las que el país del Sol Naciente pasa. Shogunatos, Eras y Períodos han sido espectadores de excelentes artistas que nos han dejado su visón de la vida y de las tradiciones.


A través de sus páginas podemos descubrir la delgada línea que existe entre diferentes tipos de manga como son el Shonen, el Seinen e incluso el Shojo. Habla de los autores y las publicaciones mangashi que acercaron el manga al arte y a la publicidad, como la Revista Garo o la COM. Habla sin tapujos sobre dos tipos de manga como son el Yuri y el Yaoi, que a veces da la impresión de que para otros autores es un tema tabú del cual está casi prohibido hablar.


Quizás uno de los muchos grandes aportes de José Andrés en esta publicación es el capítulo dedicado a la Sociedad, en la que habla entre otros temas acerca del “Fandom”, los famosos “fansubs” y lo que ha supuesto para el aficionado y para el mercado del manga y el anime la aparición de Internet. Como el manga está presenta en la vida cotidiana y está influenciando tanto al pensamiento como a la moda o  al diseño en la sociedad japonesa.


En definitiva tenemos ante nosotros un trabajo que no tiene absolutamente nada que envidiar a otros mucho que circulan en el ámbito editorial, supera con creces a muchos de ellos y nos demuestra que en Galicia tenemos grandes investigadores que hay que apoyar y alentar y no mirar tanto a lo que nos llega de fuera. No por ser “de fuera” se es mejor, se es mejor trabando duro e intentando que aquello que se hace sea diferente a lo que hacen los demás. José Andrés lo ha hecho.No dudo al decir que en Galicia José Andrés ya es un referente y que pronto lo será en el resto del país. 


Dice José Andrés en el epílogo que “uno de los grandes logros del manga , en tanto que manifestación cultural ha sido el de conmover a un amplio sector de la población con total independencia de su bagaje educativo, conocimientos teóricos o posición social”. No le falta razón.

Enhorabuena José Andrés.

 


Etiquetado en Manga

Comentar este post

Kanna 09/30/2010 15:16



El libro de Jose Andrés Santiago está genial.


De vez en cuando releeo algún capítulo y me sorprendo al ver que no es el "típico" libro sobre manga sino que se entrevé un gran trabajo de investigación apoyando todos los textos.


Me alegra poder tener un ejemplar en mis manos, e invito a todos aquellos que les interese Japón que se hagan con uno.


¡Felicidades por un gran libro!