Kiriko Nananan

Publicado en por Kenji

 

 

 

Itaitashii Love es una obra de un tomo único de Kiriko Nananan. Fue publicada originalmente en 1997 por la revista Magazine House y recopilada en tomo diez años más tarde, en 2007 por la editorial Shodensha. En este manga se narra a través de veintitrés historias lo cruel que pueden llegar a ser las relaciones de pareja. En veintitrés afilados capítulos, Kiriko Nananan explora el amor en todo su cruel esplendor a través de los recuerdos, del dinero, de las perversiones, de la nostalgia, de la duda, de las tentaciones, de los descubrimientos, de los celos… Un elenco de emociones que lindan al mismo tiempo el amor y el dolor, y que, en no pocas ocasiones, constituyen la verdad invisible de lo visible.

Su sensibilidad exacerbada, llevada en volandas por su trazo suave y limpio, es la carta de recomendación que nos trae de vuelta a la autora nipona doctorada en hurgar en lo más hondo de nuestros sentimientos y dejarlos expuestos a flor de piel. Su última obra nos recuerda imperiosamente que llegará el día en que seremos heridos. Así es el amor…

 Nananan es una autora poco convencional. Nacida en Niigata (Japón), en 1972, realiza un manga adulto englobado en el llamado Nouvelle Manga y se dio a conocer en España por su anterior obra, Blue.

Que es mujer, se nota en cada trazo, en cada palabra, en cada viñeta en definitiva, pues tiene un estilo, que aunque no sea visible de un primer vistazo, sí se detecta rápidamente en cuanto hemos leído un par de páginas, por su forma de narrar, de encuadrar, de usar casi siempre planos cerrados, planos medios, recurrir al detalle...

'El amor duele' es una obra que no deja indiferente, que ataca directa al corazón, a las entrañas mismas, y se nota que está escrita por alguien que ha vivido, que ha sufrido el amor.

Son veinte historias de amor, pero de amores rotos, de amores en venta, de amores no correspondidos, de venganzas, de traiciones. Son historias que a veces parecen una anécdota y otras son un verdadero drama, pero todas, absolutamente todas, dejan ese regusto amargo después de leerlas.Los protagonistas son variados, jóvenes de instituto, gigolos mantenidos, adolescentes que se prostituyen de manera ingenua, amantes despechadas o simplemente parejas que pasan por un mal momento. O a veces, nos encontramos con un triste poema en forma de cómic.

Nananan, tiene toda una serie de recursos estilísticos propios que utiliza con maestría para introducirnos en cada uno de estos dramas.  Blue, otra obra de la autora es un caso más extremo, se podría decir que éste manga está hecho con el blanco de la página. Aquí es más importante el espacio entre viñetas que las viñetas en sí. El trazo de las figuras es apenas una línea fina que invade tímidamente la página, y las ocasionales masas de negro (el pelo de las protagonistas) es como una invasión. Todo es elegancia, cuidado, estilización, equilibrio, ritmo y distanciamiento. Una vez más lo diferente es lo que más asombra y la nouvelle manga se muestra descarnada en manos de Kiriko.

El distanciamiento es el elemento más importante. El impacto emocional de la historia (una historia de amor entre dos adolescentes de instituto, el lento caminar entre la adolescencia y la madurez) se ve reforzado por la forma de contar y dibujar que tiene esta mujer. Consigue transmitir una sensación total de emociones contenidas, de luchas de identidades, de los vaivenes del amor. Y todo básicamente con el blanco de la página. Como dice en la solapa, la claridad del trazo transmite la confusión de los sentimientos. Cuanto más contienes los sentimientos con mayor intensidad se manifiestan.

Lo que más me asombra de los creadores japoneses (en cine, literatura o manga) es su asombrosa capacidad de dar forma a la nada. Manipulan los silencios, los espacios en blanco, las ausencias, lo que no se ve. En lugar de contar lo que se contaría en occidente, cuentan los bordes, la frontera, el límite y te obligan a imaginar lo que no te llegaron a mostrar.

En sus obras Nananan escoge una composición y una puesta en escena que deja al lector casi como un mirón, un voyeur que puede asistir a las historias que nos cuenta casi de pasada, viendo a las protagonistas pasar, de espaldas o desde perspectivas en las que se nos obliga a terminar de imaginar lo que se nos deja entrever. El resultado es, indefectiblemente, quedarse prendados de la historia con un extraño sentimiento de culpa, de invasores de un amor que no nos pertenece y en el que hemos entrado sin ser invitados. Incluso deja una sensación extraña en el mismo instante en el que se está leyendo y contemplando, casi es como si estuviéramos entrometiéndonos en una historia en la que no nos han dado un papel.

 

 

 


 


Etiquetado en Manga

Comentar este post

Kenji 08/29/2009 01:21

Hola!!bueno yo el manga lo lei por que lo encontré en la biblioteca de mi mi ciudad. He intentado buscarlo en descarga y no lo he encontrado. Se que lo tenían en Mcanime.net, pero por alguna razón ahora mismo no está. Siento no poder ayudarte. De todas formas buscaré con más calma este fin de semana y si lo encuentro te paso el link.

Miharu Endoh 08/29/2009 00:40

Holas!, pues me parecio muy interesante tu articulo , y me ha dejado muchas ganas de leer el manga, no sabes donde puedo leerlo online o descargarlo?, no importa si esta en inglés o español. Gracias de antemano y saludos