Camino de Kumano, el camino de Santiago japonés

Publicado en por Kenji




El Camino de Kumano, hermanado con la Ruta Xacobea, está salpicada de templos budistas y sintoístas pero también de gimnasios y lugares relacionados con el Aikido, desarrollado a principios del siglo XX y que en la actualidad cuenta con más de tres millones de 'Aikidotas' o aficionados en el mundo.
En Tanabe, la segunda mayor localidad de la provincia, está la estatua del fundador del Aikido, Ueshiba Morihei, que se levanta en una concurrida plaza junto al paseo marítimo de una ciudad donde nació en 1883 el 'O-sensei' o 'gran maestro' de esta disciplina.
Kumano, una remota región montañosa situada al sur de Kioto, ocupa la mitad inferior de la península Kii. Es un lugar sagrado desde tiempos prehistóricos, origen de la espiritualidad japonesa.
La fe de Kumano tiene sus raíces en la adoración de su impresionante entorno natural,  con gigantescos árboles y hermosas cascadas en las que se cree que habitan espíritus. Estas montañas se consideran la morada mística de los dioses.


En los textos más antiguos de la historia japonesa, Kumano aparece como la Tierra mítica de los Yomi, los muertos. Se creía que los espíritus ancestrales ascendían por las impenetrables montañas que se extienden hasta el mar, al sur.

Cuando el budismo llegó a Kumano en el siglo VI se fusionó armónicamente con el sintoísmo, la religión indígena de Japón, creando formas únicas de sincretismo. Surgió la creencia de que las deidades locales son manifestaciones de entidades budistas, lo que transformó Kumano en una matriz espiritual rica y compleja, un paraíso terrenal de la purificación, la sanación y la salvación.


Los principales lugares de culto se consolidaron, como el Kumano Sanzan, un conjunto formado por tres grandes Santuarios: Kumano Hongu, Kumano Hayatama y Kumano Nachi. Se desarrolló una red de rutas, el Kumano Kodo, para que circulasen los peregrinos en su arduo viaje. Devotos de todos los estratos sociales –antepasados imperiales, guerreros samuráis o gente del pueblo llano– han recorrido estos caminos, buscando contacto con las fuerzas de este lugar sagrado universal.

Debido al gran efecto que ha ejercido sobre la cultura espiritual de Japón, el Camino de Kumano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Estas antiguas rutas, que cruzan picos y poblaciones tradicionales de la montaña, siguen siendo redescubiertas y reinterpretadas por los visitantes actuales.El austero santuario de Kumano Hongu se encuentra en la diminuta aldea de Hongu, en el municipio de Tanabe, la principal población de la región.

Este santuario es el centro espiritual y geográfico de Kumano y tradicionalmente es el primero que hay que visitar. Todas las rutas de peregrinación del Kumano Kodo se dirigen a Hongu, convergiendo en un banco de arena que forma el río. Este claro del bosque, sereno y misterioso, es el emplazamiento original del Kumano Hongu Taisha, y emana una sensación primigenia de armonía entre el cielo, la tierra y el hombre.
La ciudad de Tanabe es un lugar para relajarse, descansar y sumergirse en la cultura tradicional rural japonesa y en su entorno natural espiritual.

Gracias al acuerdo cerrado el día 5 de agosto de 2006 entre el director general de Turismo de la Xunta, Rubén Lois González, y Yoshiki Saratani, el alcalde de la localidad de Totsukawa, enclavada en la vía de Kumano, tradicional ruta de peregrinación en Japón, ambas instituciones colaborarán en la promoción conjunta de los caminos de Santiago y de Kumano.

Los citados representantes acordaron habilitar canales de comunicación de cara a la promoción conjunta de ambas rutas como vías de peregrinación que tienen en común su carácter espiritual, cultural y turístico. Saratani, que viajó durante unos días siguiendo el recorrido del Camino Francés, y que realizó una visita por la Ruta Xacobea, acompañado de técnicos de su municipio y un equipo de la televisión de Tokio.

Los representantes nipones mantuvieron entrevistas con las autoridades municipales, peregrinos y vecinos de los pueblos por los que atraviesa la ruta francesa para conocer de primera mano la incidencia que ha tenido el Camino en la dinamización social y económica de las áreas rurales.

Luis Ocaña, gran conocedor del Camino de Kumano está trabajando en dos importantes proyectos: una muestra sobre la ciudad milenaria de Nara (Japón), que será exhibida en Compostela durante el Año Santo de 2010, y otra sobre la capital gallega, que viajará hasta Nara. No está mal la idea

 

La realidad es que dos tercios del Japón son bosques protegidos, pero a través del archipiélago, del subártico a las zonas subtropicales, solamente un uno por ciento son zonas vírgenes. Se podría decir que la base de la cultura y de la espiritualidad de Japón reside en estos bosques. Los lugares sagrados—llenos de árboles de raíces profundas provocan en el japonés—una reverencia que evoca antiguas tradiciones y llena de vivos colores la imaginación. Como si estuviera encajado en la propia alma, el temor de los árboles sagrados todavía mora en los corazones del japonés moderno.

Muchos bosques son ricos en belleza natural, pero si se está buscando algo sobrenatural, Kumano resalta a la lista. A través de la península de Kii en la prefectura de Wakayama, tiene picos y valles alineados uno después de otro como las ondas a través del mar. Esta área de montañas alejadas, fue una ruta de peregrinaje desde el período de Heian (794-1192) hasta el período del Edo (1603-1867). Ahora es un sitio declarado herencia del mundo por parte de la UNESCO, y todavía es utilizado por los japoneses para la práctica espiritual.

En el período de Heian, estas montañas y bosques eran considerados la tierra del budismo, por lo tanto un lugar sagrado. Las colinas se cubren hoy en gran parte con las plantaciones del cedro japonés, pero en la antigüedad el bosque templado brillante-hojeado era oscuro y profundo y lleno de la sensación de paz espiritual.

Ahora las paredes de piedra cubiertas de musgo y la línea antigua de las tallas de Jizo dan una sensación del temor hacia algo invisible, y en al mismo tiempo el pensamiento simple de la existencia minúscula dentro del todo. Se podría decir que el sentido de Japón de la naturaleza es resumido totalmente por esta sensación.

Esperemos que el hermanamiento entre dos Caminos como son el de Santiago y el de Kumano sirven para darnos cuenta de las grandes semejanzas que hay entre Galicia y Japón y que ambos pueblos se tengan respeto mutuo y cariño.

 

 

 


Etiquetado en Cultura Japonesa

Comentar este post

Kenji 08/27/2009 14:07

Hola Estrela!!!gracias por el comentario. La verdad es que fuiste tu la que me comentó a existencia del Camino de Kumano en Japón y me pareció muy bonito ver como Galicia y Japón se hermanan por un mismo propósito!

Estrela 08/27/2009 13:17

Me parece una idea muy acertada por parte de la Xunta y la organización de Kumano este acuerdo. Gracias a él, el  año que viene podremos ver una marabillosa exposición sobre Japón aquí y la gente que no está muy informada sobre el país del sol naciente podrá ver que no todo son robots y manga.Esta es otra parada segura en mi  futuro viaje que espero poder realizar algún día.Muchas gracias por la información

Sora 08/25/2009 14:08

Muy interesante. Anota para cuando vaya algún dñia lejano a Japón!

Arredemo 08/25/2009 13:07

Como gallego estoy alucinando!!No sabia que existiera algo asi en Japon y menos que esten hermanados!!Gracias por la información!

Sakmo 08/25/2009 12:38

Muy bueno el articulo de hoy, no sabía de la existencia de este camino esperitual en Japón. Es sorprendente de las similitudes entre un camino y otro.