Kamakura, la ciudad de los templos

Publicado en por Kenji



Kamakura fue la capital política y económica de Japón entre 1180 y 1333. La ciudad fue escogida por el primer shogun en la historia de país, Yoritomo, jefe del clan Minamoto, para escapar de la influencia de Kyoto y por ser un enclave de fácil defensa. Muchos de los templos y santuarios fundados en aquel glorioso periodo aún están en pie o han sido de reconstruídos, y el conjunto permite hacerse una idea de la importancia que llegó a tener en su día.

Antes de visitar la ciudad es imprescindible hacerse con un mapa en la oficina de turismo para orientarse y encontrar los templos. El símbolo de Kamakura es Kotoku-in, más conocido como Daibutsu por su gran Buda de bronce. La estatua, de trece metros de altura, es la segunda más grande Japón, y fue creada en 1252 al mismo tiempo que la gran sala que la acoge.

En 1498, un  tsunami acabó con el templo, y desde entonces el Buda permanece al aire libre. Muy cerca está el templo Hase-dera, con miles de estatuas bodhistatva Jizo, patrón de los viajeros y los niños y que son muy típicas de Japón. Se colocan  casi siempre por mujeres que han perdido un hijo o han abortado.

El gran tesoro del templo está en la sala principal, donde hay una estatua de Kannon (diosa budista de la misericordia), tallada con 11 caras, que se cree data del siglo VIII. Según la leyenda , en el año 721 un monje llamado Tokudo ShoninHase. El monje vio que el árbol era tan grande que se podía tallar con él dos estatuas de Kannon. La que mandó hacer con la parte inferior del tronco fue enviada al Templo de Hasedera de Nara, y que la que hizo con la parte superior fue lanzada al mar con una plegaria que pedía que volviera a aparecer. Quince años después fue recuperada en una playa cercana a Kamakura, donde se construyó el templo de Hase-dera en su honor. descubrió un gran alcanfor cerca del pueblo de

Algo más alejados están Engaku-ji, un templo fundado en 1282 para que los monjes Zen rezaran por los soldados muertos a manos de las huestes de Kublai Khan; Kenchoji, el templo budista zen más importante de Kamakura, fundado en 1253, que aunque  fue devastado por varios incendios en los siglos XIV y XV, aún conserva parte de su antiguo resplandor.

Muy cerca de Kencho-ji está Tsurugaoka Hachiman-gu, el principal santuario de Kamakura. El Santuario se fundó en 1063 por Minamoto Yoriyoshi y ampliado y trasladado a su actual ubicación por Minamoto Yoritomo en 1180. El recinto ofrece un ambiente y una disposición muy diferente al resto de templos de la ciudad, por lo que es una de las visitas imprescindibles de Kamakura.

 

 

 

 


Etiquetado en Cultura Japonesa

Comentar este post

HACK 06/26/2009 17:54

QUE BUEN REPORTAJE, ME HA GUSTADO MUCHO. eS LA PRIMARA VEZ QUE ENTRO EN ESTE BLOG Y ESTA GENIAL. ENHORABUENA!

Arredemo 06/26/2009 17:05

Pero...que clase de templos sosn esos!!!!inpresionate la embergadura de las estatuas.Buen reportaje!

Ai 06/26/2009 15:51

Que pasada de estatuas. Si pudiera ir a Japon seguramente iria a Kamakura, sin dudarlo!!

LoL 06/26/2009 12:50

Despues de leer el articulo me ha quedado una cosa clara. Quiero ir a Japon!

Haruhi 06/26/2009 12:13

Aun no me explico como fueron capaces de construir esas gigantescas estatuas!!lo de lanzar la estatua al agua me a recordado a una de las historias de Mononoke, cuando van en el barco.