Dragon Ball: historia de los videojuegos (Parte I)

Publicado en por Kenji

Photobucket

 

Cuando hablamos de Dragon Ball, no sólo estamos hablando de una serie de animación. Dragon Ball permanece intacta y sobre todo, cada vez que un fan la vuelve a ver la observa y la degusta de la misma forma que la primera vez que apareció ante sus pueriles ojos. Está tan apegada en la memoria de los aficionados que sigue cosechando el mismo éxito como e aquel ya lejano 19 de noviembre de 1997, día en que la serie finalizó de manera oficial con la emisión del último capítulo de Dragon Ball GT. Desde entonces han pasado más de doce años, y a pesar de todo, Dragon Ball sigue viva y coleando; sobre todo en los videojuegos, sector del ocio donde los lanzamientos son constantes para todo tipo de consolas.

Supongo que el que más y el que menos, sea aficionado o no al anime y al manga, conoce a Son Goku y a sus amigos. Este no es un reportaje solo de Dragon Ball como serie de animación, es un repaso por todos los juegos de la franquicia, desde su génesis con el lanzamiento de Dragon Ball: Mystery of Sheng Long (1986, NES) hasta la llegada de su primer punto y aparte con Dragon Ball: Final Bout (1997, PS1).No hablaré de los famosos Budokai, ni de los ya exitosos Tenkaichi y muchos menos de los últimos lanzamientos por parte de las consolas PS3 , PS2 Y Nintendo DS O PSP, por la simple razón de que sin los anteriores videojuegos, estos últimos nunca hubiesen visto la luz. En este periodo de 11 años, los lanzamientos fueron más que numerosos (en un primer recuento he llegado a enumerar unos 35, aunque existen rarezas que engordan esa cifra), llegando a ver la luz títulos para prácticamente todos los sistemas existentes, juegos destinados a salones recreativos y sistemas de corta existencia incluidos. Pero antes de comenzar, es justo dedicar unos cuantos párrafos al nacimiento, crecimiento y finalización de la serie manganime más famosa de todos los tiempos. Así que ahora voy a poner el DeLorean en marcha para trasladarnos hasta el año de nuestro señor de 1984, ya que será ahí donde dé comienzo la leyenda de las siete bolas de dragón, las cuales según dicen son capaces de hacer realidad los deseos de todo aquel que logre reunirlas.

Photobucket

 

La influencia del mencionado personaje ha trascendido hasta nuestros días, apareciendo prácticamente en todos los ámbitos de la cultura popular. En lo que a nuestro mundillo se refiere, las apariciones de Sun WukongWarriors Orochi 2. también han sido más que numerosas, la última de ellas como personaje seleccionable en el videojuego Pero ahora trasladémonos hasta 1984, año en el que un autor llamado Akira Toriyama, el cual comenzaba a saborear las mieles del éxito gracias a su serie Dr. Slump (1980-1984), comienza a gestar la que acabará siendo una de las series manga más exitosas de todos los tiempos. El germen de Dragon Ball podemos encontrarlo en Dragon Boy (1983), mini serie publicada un año atrás en la que el genio mangaka ya incluía muchas de las claves que darían lugar a las primeras aventuras de Son Goku.



Journey to the West es, junto a Romance of the Three Kingdoms, Water Margin y Dream of the Red Chamber, una de las más grandes obras literarias que jamás han aparecido en la milenaria historia de china. Creado en la década de 1590, en plena Dinastía Ming, en este relato se nos cuenta el viaje realizado por un monje budista llamado Xuanzang, el cual tiene como objetivo llegar hasta la India para hacerse con unos ancestrales textos religiosos llamados Sutras, indispensables para conocer hasta los más ocultos secretos del budismo. En su odisea le acompañarán tres personajes, enviados por el mismísimo Buda para protegerle, llamados Sun Wukong, Zhu Bajie y Sha Wujing.

 

Photobucket

Pues bien, de los cuatro personajes mencionados, el que a nosotros más nos interesa es Sun Wukong, ya que nos encontramos ante el Rey Mono, uno de los personajes más famosos de la mitología china. Nacido de una piedra mística formada en las fuerzas primarias del Caos, Sun Wukong fue pronto consciente de su mortalidad a pesar de su origen simiesco, y decidió emprender un viaje para tratar de encontrar alguna vía que le permitiera librarse del fatídico destino que le espera a toda criatura viviente: la muerte. Finalmente, acaba siendo tomado como discípulo por el Maestro Bodhi, un Patriarca budista que le inicia en los caminos de la magia. Tras un largo periodo de entrenamiento y aventuras, Sun Wukong no solo acaba trascendiendo la existencia mortal para convertirse en un dios, sino que también adquiere grandes poderes, tales como una fuerza sobrehumana que le permite levantar más de 8 toneladas de peso sin despeinarse; también es capaz de viajar sobre las nubes, pudiendo recorrer hasta 54.000 kilómetros de una sola vez, y además posee un poderoso bastón mágico conocido como Ruyi Jingu Bang, el cual cuenta con el poder de extender o acortar su longitud a voluntad de su dueño.

Así, rehaciendo la miniserie anteriormente mencionada al tiempo que se inspiraba en la también reseñada novela Journey to the West, Toriyama nos narraba las aventuras de un extraño niño con cola de mono, poseedor de una fuerza y resistencia sobrehumanas. En su búsqueda junto a una joven adolescente llamada Bulma de las siete bolas mágicas del dragón que, según se decía, permitían invocar al gran dios Shen Long, el cual concedería un deseo a aquel que hubiera logrado reunirlas. Tras más de una década de publicación ininterrumpida, el manga de Dragon Ball finalizó el 4 de agosto de 1995, día en el que Toriyama decidió dar carpetazo a la serie pues ya no le quedaba nada más por contar. Durante esos 11 años, la serie se había publicado periódicamente en la revista Weekly Shonem Jump, para ser posteriormente recopilada en tomos de los que llegaron a contabilizarse un total de 42.

Pero sin duda, lo que hizo a Dragon Ball traspasar fronteras para arrasar allí donde llegaba fue su serie de animación, de la que llegaron a emitirse inicialmente la friolera de 153 episodios (cubriendo los tomos 1 a 16), a los que siguió inmediatamente un cambio de cabecera (Dragon Ball Z) para emitir el resto de la serie, alcanzando en total los 444 capítulos. Posteriormente, Toei Animation decidió emitir una tercera serie (Dragon Ball GT), ya sin base alguna en el manga original de Toriyama, que no logró alcanzar el éxito esperado, quedándose en los 64 episodios.Photobucket

La serie de animación de Dragon Ball tuvo un gran impacto en occidente, siendo junto a la película Akira (1988)Dragon Ball la encargada de instaurar la cultura manganime lejos de las fronteras niponas. Incluso hoy en día, tanto el anime como el manga de siguen reeditándose periódicamente con gran éxito, permitiendo con ello que las aventuras de Son Goku lleguen a las nuevas generaciones. Concretamente, en España vivimos hace poco el lanzamiento de Dragon Ball Ultimate Edition, una reedición de los tomos a mayor tamaño y con algunas páginas coloreadas para la ocasión; aún así, seguro que no será la última, y es que Dragon Ball ya es un clásico atemporal por méritos propios que nunca envejecerá, trascendiendo modas, épocas y fronteras por muchos años que pasen. Sus ya más de 150 millones de tomos vendidos hasta la fecha (sólo en Japón) así lo atestiguan. 

Toda serie manga y/o anime de éxito acaba teniendo más tarde que temprano su correspondiente adaptación a videojuego (no en vano, Japón es la meca del ocio interactivo, además de la cuna del manganime), y Dragon Ball no podía ser menos. La carrera de Son Goku en el mundo del videojuego comenzó en 1986 con el lanzamiento de Dragon Ball: Mystery of Sheng Long, juego destinado a Famicon (la NES japonesa) que nos hacía partícipes de las primeras correrías del popular personaje en pos de las bolas de dragón. Tras esto, los videojuegos no dejaban de aparecer a medida que la serie crecía en popularidad, aunque pocos de ellos llegaron a ser conocidos en occidente tanto por el hecho de que la serie aún estaba despegando por estos lares como porque muchos de los géneros tocados por los citados títulos (JRPG, juego de tablero, combate mediante cartas) no eran demasiado populares fuera de las fronteras niponas.

 

Photobucket

 

Pero todo cambió con la llegada a Super Nintendo de Dragon Ball Z: Super Butoden (1993), título encuadrado dentro de la lucha versus, el género de mayor éxito en la época. Tras esto, los juegos protagonizados por Son Goku comenzaron a llegar de manera regular a occidente (principalmente a España y Francia, los países donde más hondo había calado la fiebre por todo lo que tenía que ver con Dragon Ball) hasta el lanzamiento de Dragon Ball: Final Bout (1997, PS1), título que puso punto y aparte a la franquicia hasta la llegada de su renacimiento, varios años después, con el lanzamiento de Dragon Ball Z: Budokai (2002, PS2).
De esa primera época es la que más interesa,ya que es sin duda la más especial para los aficionados a las aventuras de Son Goku dado que tanto el manga como el anime de Dragon Ball aún se encontraban en plena publicación. Los juegos a reseñar son bastante numerosos, así este reportaje tendrá que ser en varias partes.

 

 


Dragon Ball: Mystery of Sheng Long

Año de lanzamiento: 1986

Plataforma: NES

Lanzamiento en occidente: Sí


Photobucket
El videojuego traslada a formato interactivo el arco argumental inicial del manga, transcurriendo desde el primer encuentro entre Goku y Bulma hasta la aparición de Sheng Long. Nos encontramos ante un juego en el que controlamos a Son Goku en su devenir en pos de las siete bolas de dragón desde una perspectiva aérea, que se transforma en lateral a la hora de enfrentarnos a los jefes finales. La calidad del juego no es ni muchos menos notable, tanto en lo referente a la jugabilidad como al apartado técnico. Si no fuera por el hecho de ser el primer videojuego de Dragon Ball de la historia, sin duda el título habría pasado sin pena ni gloria por el mercado hasta acabar cayendo en el más absoluto de los olvidos. Curiosamente, eso acabó pasando con su versión norteamericana, la cual trataba de alejarse lo más posible de la franquicia en uno de los mayores despropósitos que se recuerdan en lo referente a conversiones de videojuegos orientales en tierras occidentales.

 

Photobucket 

Ni siquiera el nombre original del juego se salvó de la quema. Con la excusa de que en 1986 casi nadie había oído hablar de Dragon Ball en Estados Unidos (ni siquiera el redactor de la revista Nintendo Power que analizó el juego en aquellos días sabía que estaba basado en un manganime japonés), Dragon Ball: Mystery of Sheng Long acabó llamándose Dragon Power, al tiempo que su protagonista se transformaba en el típico estereotipo de personaje de Kung-fu enfundado en kimono que Ryu (el carácter más famoso de Street Fighter II) acabaría popularizando años después. Sin embargo, el luchador de Kung-Fu únicamente aparecía en la carátula, ya que una vez dentro del juego nos encontrábamos con un extraño Goku, modificado para parecerse más a un simio que a un humano.

Pero el popular protagonista de Dragon Ball no fue el único en sufrir absurdas modificaciones, ya que el maestro Tortuga Duende también fue cambiado por una suerte de venerable barbudo enfundado en una túnica de color azul. Por cambiar, incluso las bolas de dragón pasaron a ser bolas de cristal, con lo que ya uno no podía evitar preguntarse si Goku no había pasado a ser una suerte de aprendiz de la Bruja Lola en pos de los cachivaches adivinatorios de su mentora. Para rematar el absurdo, las braguitas de Bulma que rondaban los pensamientos de Tortuga Duende en una de las secuencias del juego fueron sustituidas por unos mucho más inofensivos sándwiches.

En definitiva, con modificaciones o sin ellas, este primer Dragon Ball era sólo un juego pasable que únicamente los aficionados a la serie podían disfrutar, sobre todo por aquello de tener la posibilidad de controlar a los ya por entonces populares personajes del manga y la serie de televisión. Para el resto de los mortales era un título poco menos que mediocre, sin nada que hacer u ofrecer frente a las joyas que la 8 bits de Nintendo comenzaba a sumar en su catálogo por aquella época.

 

 

Dragon Ball: Resurrection of the Demon King

Año de lanzamiento: 1988

Plataforma: NES

Lanzamiento en occidente: No

Photobucket
Nos encontramos ante el primero de los muchos videojuegos de Dragon Ball que no han llegado a traspasar las fronteras orientales, debido sobre todo a los géneros en los que se encuadraban, ya que la popularidad de la serie lejos de tierras niponas crecía exponencialmente con cada nuevo capítulo emitido en las televisiones autonómicas. Resurrection of the Demon King abarca el arco argumental de la serie en el que hace acto de aparición Piccolo Daimaoh, como el primer rival de auténtica envergadura al que Son Goku debe hacer frente tras sus devenires con el cómico Pilaf y el Ejército del Lazo Rojo. Este segundo Dragon Ball cambia completamente de género con respecto a su entrega precedente, pasando a ser una suerte de aventura conversacional en la que debemos explorar diferentes áreas por el sencillo sistema de desplazarnos hacia alguno de los cuatro puntos cardinales, al tiempo que hablamos con los distintos personajes que salen a nuestro paso y usamos o nos hacemos con diversos ítems.

 

Photobucket
En otras secciones de la aventura (principalmente aquellas dedicadas a los momentos de acción), Resurrection of the Demon King pasa a ser una suerte de juego de tablero en el que debemos desplazarnos de casilla en casilla y usar cartas a la hora de entablar combates. Este último sistema acabará convirtiéndose en tónica habitual a la hora de trasladar Dragon Ball a los videojuegos, e incluso hoy en día siguen apareciendo títulos de la saga que tienen al combate con cartas como su eje central. En lo referente al apartado técnico, mejoraba levemente a su antecesor en lo que a gráficos se refería, aunque su apartado sonoro era bastante pobre e incluso molesto en muchas ocasiones.

 

Photobucket

Etiquetado en Dragon Ball

Comentar este post

Kanna 05/03/2009 22:07

Muy interesante, había muchos datos que no sabía sobre el origen de Dragon Ball, y ya de los juegos ni te cuento. La primera consola que me cogió fue la master system II...

Shogun 05/01/2009 22:19

Yo he jugado a bastantes juegos de Dragon Ball, y los primeros RPG, son buenos, despues llegaron los de lucha y casi todos me han gustado bastante salvo uno o dos,

Kinear 05/01/2009 21:35

Pues si, yo solo buscaba sobre Dragon BALL Kai y me encuentro con esto. Enhorabuena.

Shanti 05/01/2009 21:34

Caramba, vaya fuenete de informacion este blog, ya solo el hecho de poder averiguar sobre tantos juegos merece un buen aplauso, plas, plas

Tenma 05/01/2009 17:04

Olvidate, el DB Origins, fue una porqueria, esperemos que el de DB Kai sea mejor, que es un RPG.